Programación del Festival Terral 2017

Hoy se ha presentado la programación del festival veraniego Terral, que se celebrará del 29 de junio al 7 de agosto en el Teatro Cervantes. Tras la insuficiente acogida de la pasada edición, la organización opta en esta ocasión por una serie de actuaciones marcadas “por las aproximaciones a la raíz desde la más palpitante modernidad”. El siciliano Franco Battiato y el inglés James Rhodes encabezan un cartel que completan Salif Keita, Rachid Taha, Dulce Pontes, Vicente Amigo, Capercaillie y Mayte Martín.

Estas ocho fechas remiten, según la organización, a unos sonidos muy diferentes entre ellos pero que invocan todos a los sentidos, a las emociones, a las raíces y al mismo tiempo a la contemporaneidad y la experimentación. En las figuras de Battiato y Rhodes quedan sintetizadas las esencias de este nuevo Terral. Franco Battiato, cuya actuación estará precedida por la del cantautor Juri Camisasca, es el vivo ejemplo de conexión entre la vanguardia y el pop, de la búsqueda de la innovación partiendo del conocimiento de la tradición y las músicas populares. La otra vertiente, la más emotiva, está representada por Rhodes, capaz de trasmitir a públicos no habituados a la música del Romanticismo o el Barroco todo el caudal de sensaciones que estas partituras llevan dentro. Reverenciado por la crítica mundial por su particular estilo de stand-up, el pianista británico contará su historia de superación, hablará de los compositores que interpreta y firmará libros tras su actuación.

Todos los directos se celebrarán a las 20.30 horas en el Cervantes salvo el de Franco Battiato y Camisasca, que tendrá lugar en la plaza de toros de La Malagueta desde las 22.00 h.

La programación es la siguiente:

Terral2017_cartel1

[Crónica] Enrique Bunbury (Plaza de Toros de La Malagueta, 24.08.16)

Es difícil que Enrique Bunbury se esté quieto. Sus anunciados periodos sabáticos terminan, a los pocos meses, con el lanzamiento de nuevo material en forma de discos y documentales o con el aviso de próximos conciertos. El descanso, en esta ocasión, se vio interrumpido con la grabación, hace ahora un año, de MTV Unplugged: El libro de las Mutaciones en los Estudios Churubusco de México. Un directo donde repasó sus tres décadas de carrera musical y en el que artistas y grupos como Carla Morrison, León Larregui o Vetusta Morla le acompañaron sobre el escenario. Al mismo tiempo conocíamos que en este 2016 el llamado Mutaciones Tour llegaría a España tras su paso por Sudamérica y Estados Unidos. El pasado 8 de julio iniciaba sus conciertos por nuestro país dentro del Festival Cruïlla de Barcelona. La cita inicial en Málaga, prevista para el 6 de agosto, tuvo que aplazarse al día 24 del mismo mes debido a “un cuadro de faringitis y tos irritativa” que también le obligó a suspender su aparición en el Santander Music.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La nueva gira se nutre, al igual que su grabación para la MTV, de un repertorio que abarca todas sus épocas. Prácticamente un tercio del espectáculo está dedicado a temas de Héroes del Silencio adaptados para la ocasión y sobradamente alejados de su formato original. Aunque no deben alarmarse sus seguidores más conservadores ya que, pese a los convenientes lavados de cara, las melodías siguen siendo reconocibles. Aún podemos cantarlas. De hecho, Iberia sumergida, La sirena varadaMaldito duende o La chispa adecuada, todas ellas de Héroes, fueron algunas de las más celebradas. El resto de canciones picotean entre toda su discografía de forma más o menos ecuánime  -exceptuando Radical sonora, editado en 1997, al que no se acerca-. Porque las cosas cambian, El extranjero, Despierta, Lady Blue o Dos clavos a mis alas, compuesta para Raphael, son buenos ejemplos para intentar seguir el inconformista recorrido del maño desde sus primeros escarceos en solitario. Un camino que ha sorbido pop y rock pero también blues, rancheras o tangos, entre otras andanzas.

Álvaro Suite (guitarra), Jordi Mena (segunda guitarra y banjo), Robert Castellanos (bajo), Jorge Rebenaque (teclados y acordeón), Ramón Gacías (batería) y Quino Béjar (percusión), Los Santos Inocentes, siguen rodeando de forma espléndida a un Bunbury que desde el primer momento se mueve alrededor del micrófono, gesticula, araña. Es fácil encontrar una foto suya que deslumbre y te haga pensar que por aquí también podemos presumir de artistas que atrapan tu mirada -y oído- sin remedio. Bunbury es uno de ellos.

Fotos: Lorena Rodríguez (@lorena_twittea)

[Crónica] Melody Gardot (Plaza de Toros de La Malagueta, 25.07.16)

Pocos textos habrá escritos sobre Melody Gardot donde no se haga referencia a su biografía. En esta ocasión no vamos a ser menos. Gardot nació en 1985 en Nueva Jersey. Aprendió a tocar el piano siendo una niña y comenzó a subirse a los escenarios en Filadelfia, ciudad donde cursaba sus estudios de moda en la universidad. A los 19 años un coche casi acaba con su vida mientras montaba en bicicleta. En los meses que pasó en el hospital se empapó de música -rock, jazz, folk, pop- y escribió lo que luego sería Some lessons (2005), un EP de seis canciones. Ya en 2007 se reeditaba su primer disco, Worrisome heart. Comparada de forma recurrente con Joni Mitchell o Eva Cassidy, en su concierto de la Plaza de Toros, incluido dentro del Festival Terral, Gardot venía a presentar su quinta y última referencia hasta el momento, Currency of man (2015).

El concierto desbordó elegancia en un recinto medio lleno y medio vacío. De la banda, formada por Mitchell Long (guitarra), Sam Minaie (bajo), Devin Greenwood (teclados), Charles Staab (batería), Irwin Hall Jr. (saxo) y la trompeta de Shareff Clayton, destacan los dos últimos, Hall y Clayton, que atacan con la misma solvencia notables solos y pequeñas coreografías. Entre algún problema técnico, Gardot se perdió en chácharas prescindibles y constantes llamadas a un público que parecía encantado en todo momento. La languidez de la mayor parte de su repertorio quedaba hecha añicos cuando la banda, con Gardot a un lado del escenario, se estiraba hasta ritmos funky e incluso dance, convirtiéndose, ahora sí, en una potente máquina fabricada por y para el ritmo. Buen ejemplo de ello lo encontramos en el portazo final con Preacherman, inspirada en el asesinato, en 1955 y con tan solo 14 años, del adolescente afroamericano Emmett Till.

A falta de la actuación de Ibrahim Diakité al día siguiente, con el concierto de Melody Gardot se cerraba el Festival Terral 2016. Este año los números no han acompañado, ya que los 5.400 espectadores quedan lejos de los 11.531 de 2015. Hay trabajo por delante.

Foto: Daniel Pérez.