[Crónica] Franco Battiato (Plaza de toros de La Malagueta, 13.07.2017)

Junto a la humedad, se percibía en el ambiente el aire de las grandes citas. El mismo que podemos reconocer minutos, horas e incluso días antes de ver y escuchar a figuras esenciales de la música; personajes que contribuyeron, cada uno a su manera, a definir las distintas corrientes estilísticas que surgieron y se desarrollaron a lo largo del siglo pasado. Son palabras grandes y rimbombantes, pero hoy no desentonan: hablamos de Franco Battiato, que inició el pasado jueves 13 de julio en Málaga una gira veraniega por nuestro país que desfilará por el Festival Pirineos Sur de Huesca, las Noches del Botánico madrileñas, La Mar de Músicas de Cartagena, el Festival Castell de Peralada de Girona y A Coruña, donde finalizará el día 24. Todo un referente, experimentador, ¡emblema!, que aterrizaba en la plaza de toros de La Malagueta dentro del Festival Terral.

Fue el propio Battiato quien presentó a su telonero, Juri Camisasca, músico que le acompañó en sus primeras grabaciones de los setenta a la par que registraba el escurridizo La finestra dentro y colaboraba con los inclasificables Telaio Magnetico. Los tres temas que interpretó Camisasca instalaron entre el público una atmósfera sosegante que se mantendría hasta la conquista de las primeras filas por parte de los más desenvueltos en la recta final de la noche. Pero antes, ya decimos, reinó la calma. Battiato se rodea en esta ocasión de dos pianistas en los laterales, Angelo PriviteraCarlo Guaitoli, y el Nuovo Quartetto Italiano a sus espaldas, compuesto por la viola de Demetrio Comuzzi, el violonchelo de Luca Simoncini y los violines de Alessandro Simoncini y Luigi Mazza. Distinguido grupo, sin duda, pese a que en su exquisita y solvente ejecución extravía migajas de espontaneidad y entretenimiento. Peccata minuta. Battiato, sentado la mayor parte del concierto y leyendo las letras de las canciones desde un respetable monitor, comenzó con Stati di gioia y Le sacre sinfonie del tempo, que sirvieron para solventar algún escollo técnico y comprobar el buen provecho que Privitera es capaz de obtener de su teclado y sintetizador.

Aumentó la temperatura corporal y emocional con una conmovedora Fornicazione / No time no space y Un irresistibile richiamo, única composición interpretada en español junto a La stagione dell’amore. Hacia la mitad del repertorio se sitúan versiones de Sergio Endrigo (Te lo leggo negli occhi) y Jacques Brel (La canzone dei vecchi amanti), que dan paso a un imbatible tramo que incluye Prospettiva Nevski, La cura y Summer on a solitary beach. Es aquí donde muchos de los asistentes ocuparon los metros de pista que separan el escenario de las butacas, jaleando a un Battiato que se levantó de la alfombra y caminó tímidamente mientras saludaba, sonreía y escuchaba las peticiones y piropos de los espectadores. La improvisada jarana desembocó en una Voglio vederti danzare, ya en los bises, donde, a raíz de un inocente embrollo de Battiato con el cable de su micrófono, la banda tiró para un lado y el cantante por otro diferente. El público, ya hechizado, continuaba a lo suyo. El siciliano, visiblemente cansado y algo desorientado tras dos horas de concierto, interpretó como pudo la festiva Cuccurucucu, agradeció los aplausos y se marchó sin fuerzas para enfrentarse a un anhelado Centro di gravità permanente. Nos quedamos sin ella y también sin palabras: él las tiene todas.

FrancoBattiato_Málaga2017

Foto: Francisco J. Fernández.

[Crónica] Weekend Beach Festival 2017 (Torre del Mar, del 5 al 8 de julio)

Monumental éxito el alcanzado por Weekend Beach en tan solo cuatro ediciones. Tal vez ayude a entender la envidiable salud que exhibe si reparamos en su oferta, que aúna corrientes musicales poco dadas a coincidir en acontecimientos de esta envergadura. También el entorno y la semana escogida para su celebración son esenciales; entre finales de junio y los primeros días de julio se percibe una dichosa liberación en aquellos jóvenes que se disponen a comenzar las vacaciones de verano tras meses entre aulas y exámenes. Son ellos el público mayoritario que acude al festival, pero no el único: la ecléctica lista de grupos y artistas se revela como baza fundamental para atraer a sectores de distintas edades y preferencias. Esta diversidad de estilos —hablamos de rock, pop, rap, flamenco o rumba— encuentra acomodo en los cuatro escenarios repartidos por el recinto, denominados Brugal, TorreMar, Sunrise y uno matinal, El Faro. A escasos metros de ellos se extiende el mar Mediterráneo, el Paseo Marítimo de Poniente y una espaciosa zona de acampada y aparcamientos. Según la organización se han vendido unos 35.000 abonos, lo que arroja un balance sobresaliente y la promesa de volver en 2018 para festejar el quinto aniversario.

Grises_WeekendBeachFestival2017_2
Grises

Tras la bienvenida del miércoles 5, que contó con Kase.O y Mago de Oz, iniciamos nuestra ruta el jueves frente al escenario Brugal con Grises, que en un par de ocasiones comentaron lo insólito que era para ellos tocar a la luz del día. Sonidos tropicales, electrónica y guitarras se mezclan en la propuesta de los guipuzcoanos; tres etiquetas válidas pero insuficientes si nuestra pretensión es intentar clasificar a una formación inquieta tanto dentro como fuera del estudio de grabación. El sonido no les hizo justicia del todo, pero poco importó a un público que siempre se moverá y cantará al ritmo de ParfaitAnimal. Tras ellos aparecieron Lori Meyers, que han reforzado su espectáculo visual para encarar la gira de presentación de En la espiral, un disco que se crece en los arrebatos progresivos de Evolución o Vértigo I, precisamente dos de los temas elegidos para iniciar su renovado repertorio en directo. A lo largo de los años —qué lejos se ve ya por el retrovisor aquel Viaje de estudios de 2004— los de Loja han acumulado una notable colección de canciones que consiguen, desde sus primeros acordes, alentar a todo el que se ponga por delante. Nos referimos sobre todo a Mi realidad o Emborracharme, sin olvidar Luces de neón, Alta fidelidad o la incorporación más reciente, Siempre brilla el sol. Si a semejante catálogo sumamos una destilada solvencia sobre las tablas, no es de extrañar que sus conciertos se correspondan con el placer que produce un bocado suculento y de fácil digestión. León Benavente cerraron nuestra primera noche con una actuación que fue de menos a más y que confirmó a Gloria y Ser brigada, una vez más, como sus dos zambombazos definitivos.

LaPegatina_WeekendBeachFestival2017
La Pegatina

El viernes era el día de Iván Ferreiro, cuya carrera en solitario sigue deparando coartadas a las que aferrarse. Las hay en su nuevo álbum (Casa, El pensamiento circular) y las había en anteriores (Turnedo, El viaje de Chihiro), aunque es innegable que los mayores estimulantes, como son El equilibrio es imposible y Años 80, provienen de su etapa en Piratas. Cabe subrayar de la jornada el mestizaje bien entendido y mejor ejecutado de Amparanoia, la fiesta sin descanso de La Pegatina —los más descocados junto a Los Fabulosos Cadillacs—, la potencia melódica de Nada Surf o la asombrosa locura que siguen desatando Prodigy dos décadas después de The fat of the land, su trabajo más recordado.

Delafe_WeekendBeachFestival2017
Delafé

Ya el sábado, último día de festival, inauguraron el escenario Brugal las rimas multicolores de Delafé. Las apenas treinta o cuarenta personas que por allí rondaban se convirtieron en centenares conforme avanzaban los minutos y Óscar D’Aniello, acompañado de Dani Acedo, animaba el cotarro con estrofas optimistas y divertidas, la mayoría de ellas contenidas en La fuerza irresistible, su primer álbum en solitario. La tarde se fue desvaneciendo con unos estimables La Habitación Roja, en el Brugal, y Canteca de Macao Chambao en el TorreMar. Hacia la medianoche sorprendió la buena acogida de L.A. El proyecto de Luis Alberto Segura, nacido en 2004, continúa su trayecto con una progresión admirable. Se percibe con facilidad el mimo al que someten las voces, las composiciones, la puesta en escena. Brindaron un cristalino y robusto directo en donde repasaron parte de King of beasts, su última y extensa referencia. Poco después Rosendo terminaría por destrozarnos los tímpanos mientras corroboraba lo que para muchos es un principio indudable: el rock es sota, caballo y rey, es decir, Rocksendo, soberano guitarrero sin lugar a dudas, más un bajo y una batería. Lanzó hace unas semanas De escalde y trinchera, que merece atención y parabienes, y avisó en su presentación que seguirá “hasta que el cuerpo aguante”. Visto y escuchado su huracanado paso por Torre del Mar —incluida una rauda versión del No dudaría de Antonio Flores— , auguramos largas noches colmadas de nervio y electricidad.

Mientras Rosendo oficiaba su particular misa, La Mala Rodríguez, rodeada de cuatro bailarinas, ofrecía un multitudinario recital en la otra punta del recinto. Aunque mayor aceptación tuvieron Estopa, que principiaron su concierto con Cacho a cacho y Vino tinto, lo que llevó al público y a ellos mismos a un clímax que no sería el único durante su actuación.

Estopa_WeekendBeachFestival2017
Estopa

 

Galería de imágenes:

Chambao_WeekendBeachFestival2017
Chambao

 

LoriMeyers2_WeekendBeachFestival2017
Lori Meyers

 

LoriMeyers_WeekendBeachFestival2017
Lori Meyers

 

IvánFerreiro_WeekendBeachFestival2017_BN2
Iván Ferreiro

 

LaMalaRodríguez_WeekendBeachFestival2017
La Mala Rodríguez

 

Rosendo_WeekendBeachFestival2017_BN
Rosendo

 

LaHabitaciónRoja_WeekendBeachFestival2017
La Habitación Roja

 

LA_WeekendBeachFestival2017
L.A.

Fotos: Francisco J. Fernández.

 

31 Festival Internacional de Jazz

Los contrabajistas Dave Holland y Ron Carter, el saxofonista Steve Coleman, el pianista John Medeski y la también pianista Eliane Elias son los nombres confirmados para la trigésimo primera edición del Festival Internacional de Jazz de Málaga, que se celebrará en el Teatro Cervantes del 8 al 13 de noviembre. La programación se cerrará con el ya tradicional Fancinemajazz, en donde se hará un recorrido por canciones premiadas en los Óscar conducido por la Orquesta Sinfónica Provincial y el Javier Navas Sextet.

Además de los conciertos en el Cervantes, durante los días del festival los bares, restaurantes, hoteles, plazas y playas de la ciudad se volverán a llenar de música en vivo gracias a Málagajazz, proyecto que nació en 2015 gracias a la iniciativa de los hosteleros asociados en MAHOS, los hoteleros de AEHCOS y el Ayuntamiento con el apoyo y coordinación de los teatros municipales de la ciudad.

Las entradas están ya a la venta en la web del Cervantes con posibilidad de obtener descuentos progresivos: un 25 % si se adquieren localidades para 5 conciertos, un 20 % si se compran 4 y un 15 % si se retiran para 3 (excluidas las entradas de Paraíso). Todos los conciertos comenzarán a las 20:30 horas.

Programación 31 Festival Internacional de Jazz:

  • Miércoles 8 de noviembre. Steve Coleman and Five Elements | Entradas
  • Jueves 9 de noviembre. Ron Carter Golden Stryker Trío | Entradas
  • Viernes 10 de noviembre. Eliane Elias | Entradas
  • Sábado 11 de noviembre. Medeski’s Mad Skillet | Entradas
  • Domingo 12 de noviembre. Dave Holland Trío | Entradas
  • Lunes 13 de noviembre. Fancinemajazz | Entradas

 

31FestivalJazzMálaga_2017

Julio Musical 2017 en la Alcazaba y Gibralfaro

La cuarta edición de Julio musical. Conciertos para una noche de verano vuelve a la Alcazaba y el Castillo de Gibralfaro. Los conciertos se celebrarán a partir de las 22.00 horas y tienen un precio de 10 €.

La programación es la siguiente:

  • 09.07.17. Fahmi Alqhai y Rocío Márquez | Castillo de Gibralfaro | Entradas
  • 12.07.17. Orquesta Filarmónica de Málaga | Castillo de Gibralfaro | Entradas
  • 13.07.17. Daniel Martínez: Orígenes| Alcazaba | Entradas
  • 20.07.17. Ensemble musicos Concerto Málaga| Alcazaba | Entradas
  • 21.07.17. Quinteto de metales de la OFM| Alcazaba | Entradas
  • 22.07.17. Atanoss Project| Alcazaba | Entradas
  • 28.07.17. La Insostenible Big Band| Castillo de Gibralfaro | Entradas
  • 29.07.17. Ximo Tébar| Castillo de Gibralfaro | Entradas

 

JulioMusical2017

[Crónica] Fuengirola Pop Weekend 2017

Fuengirola Pop Weekend celebraba sus diez años de vida a finales de junio con una nefasta noticia: la edición 2017 será la última del festival. Parece ser que los esfuerzos de la Asociación FuengiPop, el Ayuntamiento de Fuengirola y la promotora Bemusic no han sido suficientes. Había más alicientes para pensar en una total recuperación, ya que a un cartel nuevamente notable se agregaba la reconquista del emplazamiento original del Castillo Sohail, que, junto al Hotel Las Palmeras y el pub Pogs, han sido los escenarios protagonistas en esta ocasión. Pero la pobre venta de entradas y la dificultad que supone organizar un evento de estas características hacen que la decisión más coherente —y dolorosa— sea la de cerrar definitivamente las puertas del festival.

Hawaii_Five_FuengirolaPop2017_BN_2
Hawaii Five

Comenzamos el sábado 24 en el Pogs. Allí abrieron la tarde Hawaii Five, dúo que, ukelele en mano, repasan indistintamente canciones de Los Planetas, Airbag, La Buena Vida, Everly Brothers o The Shirelles. Entremedias cayeron algunos temas propios que probablemente formen parte de un primer disco o sencillo aún sin fecha de publicación. Los murcianos The Runarounds, que presentan estos días el EP Ready for you, tomaron el relevo con desbordante energía y precisión artesanal a la hora de elaborar melodías contagiosas, piropos que podríamos dirigir igualmente a un Paul Collins deslumbrante a la hora de repasar el material más granado de sus formaciones anteriores como When you find out y Hanging on the telephone, de Nerves, o Rock’n’roll girl y I don’t fit in de los Beat.

Pantones2_FuengirolaPopWeekend2017
Paty Critter, de Pantones

El domingo 25 la música salía del Pogs, enfilaba las calurosas calles de Fuengirola y se instalaba finalmente entre los muros del Castillo Sohail. Allí nos volvimos a acordar de Airbag con las actuaciones de los malagueños Smoking Victims y los madrileños Pantones, cuyas dietas powerpop incluyen a los Ramones pero también a las Crystals o las Ronettes. Historias cotidianas de amoríos y piscina que se alzaron como intachable banda sonora para las primeras horas de verano. Cola Jet Set, próximos invitados a la fiesta, revisaron parte de una carrera siempre a reivindicar y terminaron atendiendo a una petición que nos hizo sentir afortunados: ¡interpretaron Al amanecer!

Para finiquitar la décima edición y la andadura del Fuengirola Pop, La Casa Azul pusieron patas arribas el patio del castillo a base de estribillos infalibles y un espectáculo audiovisual sobresaliente. Guille Milkyway, junto a su guitarra eléctrica, dirige y protagoniza un show en donde el ritmo nunca decae, ni siquiera cuando se sienta solo frente al piano en Como un fanLos chicos hoy saltarán a la pista, Siempre brilla el sol o Chicle Cosmos destacaron dentro de un repertorio que se cerró con La revolución sexual, últimos minutos de un festival que, pese a terminar aquí su recorrido, nos acompañará toda una vida. ¡Hasta siempre!

LaCasaAzul_FuengirolaPopWeekend2017
La Casa Azul

Fotos: Francisco J. Fernández.

Chanquete World Music 2017

El 16 de septiembre se celebrará en El Playazo de Nerja la segunda edición del festival Chanquete World Music. Los artistas confirmados hasta el momento son Orishas, Estricnina, Mala Rodríguez, Fyahbwoy, Dubioza Kolektiv, Carlos Jean, Eskorzo, Mario Díaz, Iseo & Dodosound, Malaka Youth y La Vihen Zanta. Este año se amplia el recinto, que contará con dos escenarios, y se volverán a ofrecer servicios de autobuses y camping.

Los precios de las entradas son los siguientes:

  • Entrada Anticipada | No incluye acceso a zona acampada: 24 €
  • Entrada VIP | No incluye acceso a zona acampada: 45 €
  • Pack Entrada + Camping “El Pino” (Acceso al Camping 2-8 Personas): 37.50 € – 40 €
  • Pack Entrada VIP + Bungalows (Acceso al Camping 4 Personas): 75 €
  • 2 Entradas VIP + Habitación Doble (Hotel Al Andalus): 75 €
  • 2 Entradas VIP + Habitación Doble (Hotel Playa Maro): 70 €

Más información en la web del Chanquete World Music.

chanquete_festival_cartel

 

[Teatro] Souvenir [Teatro Echegaray, 16.06.2017)

El joven periodista Solomon Shereshevski nunca registraba en papel lo que escuchaba o veía. Son célebres sus anécdotas en la redacción donde trabajaba o en algunos de los discursos a los que asistía en Moscú a comienzos del siglo XX. Allí, en esas convocatorias colmadas siempre de palabras, varios de los presentes pedían a Solomon que no anotara lo que se decía. Una vez concluida la sesión, el ruso era capaz de repetir toda conferencia, charla o entrevista de forma precisa y sin recurrir a ninguna artimaña. Algo similar ocurrió en la primera cita que mantuvo con el neuropsicólogo Alexander Luria, uno de los fundadores de la neurociencia cognitiva. Shereshevski recitó en la consulta del doctor series de letras, fórmulas matemáticas y hasta poemas en otras lenguas, lo que hizo, junto al resultado de diversas pruebas realizadas, que Luria lo diagnosticara como el primer caso de hipermnesia conocido. Es decir, Solomon no podía olvidar nada de lo que le sucedía por un inquietante exceso de memoria.

Por si fuera poco, tenía ligado ese fenómeno a la sinestesia, una facultad que permite asociar olores y colores a las palabras, entremezclando los sentidos. La cabeza de Shereshevski era un tornado que arrastraba consigo los lazos de unión existentes con familia y amigos. Souvenir, texto de Pablo Díaz Morilla, intenta sumergirse en la enrevesada vida de Shereshevski; todo un reto sobre cuyas complicaciones parecen querer advertirnos desde las tablas, al referirse a esta historia de olvidos y recuerdos como un relato probablemente incompleto, inexacto e inútil.

El desafío se extiende también a la hora de poner en funcionamiento el montaje. Fran Perea, en su primera pieza como director teatral, centra su atención en el triángulo formado por Steven Lance (Doctor Luria), Ángel Velasco (Solomon) y Esther Lara, que encarna a Magda, la pareja del protagonista. Las distintas interacciones entre los tres personajes desembocan con frecuencia en sustanciosas conversaciones entre Lance y Velasco, que buscan con ahínco un remedio para eliminar o suavizar el mal de Shereshevski. La borrascosa relación con su mujer o el agradecido número circense, ya hacia el final, ejercen de necesarias válvulas, permitiendo avanzar a una narración que por momentos parece enquistarse en su propio punto de partida. Perea se ocupa también de la música, elemento esencial junto a los juegos de luces y a una admirable escenografía que remite a las primeras películas de Robert Wiene, Fritz Lang y Murnau, trío fundamental a la hora de conformar el denominado expresionismo alemán, movimiento cultural que nació, precisamente, en los años en los que se desarrollan los actos intermedios de Souvenir. El resto de la faena lo completa una notable labor actoral, feliz circunstancia —y acierto— que se ha venido repitiendo en las distintas producciones de Factoría Echegaray.

Souvenir ofrecerá pases hasta el domingo 18 esta primera semana, y del miércoles 21 al domingo 25 la segunda, con doble sesión el sábado 24 ya que habrá función del vermú a partir de las 12.30 horas. Factoría Echegaray, proyecto nacido de una iniciativa de los teatros municipales, estrenará entre octubre y diciembre sus tres próximos montajes: 37 Guernica 17, Curso de autoayuda para perversos y otros colectivos y Hécate y la frontera.