En 2012, cuatro músicos de largo recorrido se reúnen bajo el mismo techo y al año siguiente editan un primer trabajo de nombre homónimo: León BenaventeAbraham Boba y Luis Rodríguez vienen tocando con Nacho Vegas desde la década pasada, Eduardo Baos procede de Tachenko y el batería César Verdú de Schwarz, aunque las hojas de servicios de todos ellos, más extensas que este somero párrafo, ofrecen multitud de experiencias, conexiones y coincidencias previas. El álbum tiene buena acogida, pero son los conciertos y el boca a boca lo que les convierte en poco tiempo en un reclamo para la mayoría de festivales que inundan la península. Y el cliente tiene en este caso la razón: escasos rivales nacionales encontraron sobre el escenario desde que la formación alcanzó su particular velocidad de crucero. En abril de 2016 publicaban el segundo asalto, 2 (Warner/Marxophone), que pocos días después se colaba entre los cinco discos más vendidos de nuestro país.

Los nueve cortes que lo componen cuentan con un acabado propicio para golpear desde sus primeras estrofas, gracias, en gran medida, a unos textos que relatan una búsqueda, tal vez huida, que difícilmente tendrá éxito. Seguimos encontrando precisas e irónicas diatribas que podemos aplicarnos nosotros, vosotros y ellos —“aquí la cosa está que arde, por increíble que parezca no hemos tenido bastante”, cantan en La ribera— dentro de un conjunto de canciones que muestran una pizca más de optimismo que su antecesor. También continúan funcionando las enumeraciones (Tipo D) y los temas que rozan el llamado spoken word, como Gloria —que se dibuja en la cabeza desde los primeros escarceos— o Habitación 615, admirable síntesis de una visita de la banda a México que haría escupir de alegría a Mark Kozelek. El krautrock, presente desde sus inicios, cristaliza aquí en una Nuevas tierras donde Banin Fraile, componente de Los Planetas y Los Pilotos, acumula hasta ocho pistas de sintetizador.

La Cochera Cabaret recibirá el próximo 5 de diciembre, de la mano del ciclo San Miguel Music Explorers, el antepenúltimo concierto de una gira que supera ya el año y medio entre recitales por España y Latinoamérica. Entradas no quedan: se esfumaron hace mes y medio.

Artículos similares

Deja un comentario