Bajo las siglas APS se agazapaba el grupo artístico Agustín Parejo School, colectivo anónimo compuesto por una decena de estudiantes de Magisterio y Filosofía y Letras que en la década de los ochenta salpicaron las calles de Málaga con cuantiosas acciones de corte reivindicativo; carteles, postales, octavillas o exposiciones en distintas galerías del país y más allá —hasta Túnez llegaron poco antes de su disolución, en 1994— dejaron una importante ristra de eslóganes. Entre ellos encontramos “Alcalde dónde estás, los pobres no te ven”, “Málaga, paradigma de la africanidad” o “Poezía”, una pintada, palabra y proclama que este año ocupa la portada de la sexta edición del Festival Internacional de Poesía Irreconciliables, que se celebrará en distintos puntos de la ciudad del 18 al 21 de octubre.

A los mandos del renovado evento están los escritores Ángelo Néstore y Violeta Niebla, que, con espíritu gamberro y quinqui, han conformado un cartel que apuesta por liquidar el agarrotamiento instalado en infinidad de acontecimientos literarios de camisa, corbata y ceño fruncido. Como ellos mismos dejan claro en la introducción de la programación, Poezía es aquella “que se aleja de su área de confort, la poesía que rompe los esquemas y el corsé del verso anquilosado, la poesía que baila reguetón, la poesía que sale a la calle y recorre todos los barrios de la ciudad con un carrito lleno de libros que son alimento, la poesía valiente capaz de reinventarse y coquetear con otros lenguajes en lugares poco recomendables”. Para ello proponen una serie de actividades de carácter gratuito que congregan música, performance, teatro, trap y, claro está, muchos versos, mucha poesía.

El festival abrirá sus puertas el miércoles 18 en el Centro Andaluz de las Letras de Calle Álamos, donde Rafael Argullol presentará el libro Poema y Ángeles Mora dialogará con sus discípulos Estefanía Aragón, Ana Pazos, Marta Vicente y Antonio Acosta. Poco después, y bajo la denominación Poesía electrocutada, Francisco Contreras, el inclasificable Niño de Elche, ofrecerá un recital en la gala inaugural del Museo Thyssen a partir de las 21:00 horas. El ilicitano, que hace unos meses publicaba Para quienes aún viven junto a Toundra bajo el nombre de Exquirla, anda grabando su nuevo y esperado trabajo con Raül Fernández (Refree). La fiesta, con copa incluida, contará con los ritmos que desprenderá la cabina de Julia Martín. La música continuará sonando el jueves 19 a las 19:30 en el Contenedor Cultural de la UMA con SACBA, dúo de improvisación integrado por Luz Prado y Julián Sánchez, y Trío Mudo, que electrificarán una vez más a Leopoldo María Panero.

La jornada del viernes 20 se inaugurará en el Museo Ruso con la obra de teatro La providencia, pieza inspirada en la figura del poeta Maiakovski. Le seguirá un homenaje a Gloria Fuertes en el Auditorio Eduardo Ocón a cargo de Eskarnia y la desenvoltura de la asturiana Lorena Álvarez, aquella rapaza sexy y tradicional de la que se acordaba Nacho Vegas en su disco Resituación. Finiquitaremos la noche en el Cementerio Inglés con una visita guiada que culminará con el réquiem poético de Javier Fernández en la capilla del camposanto.

Tres poetas malagueños (José Infante, Vicente Ortiz y Álvaro García) y una italiana (Isabella Leardini) protagonizarán la ya clásica lectura a bordo de un pequeño barco: poesía en alta mar que partirá desde Muelle Uno el sábado 21 a las 13:00 horas. Ya por la tarde, Luna Miguel conversará en el Centre Pompidou con Rodrigo García Marina y Óscar García Sierra, dos jóvenes promesas de la poesía de nuestro país con apuestas irreconciliables. A las 20:30, en el Centro Cultural MVA, Sara y Paca Torres, junto al polifacético Jirafa Rey, rematarán la faena con una velada dedicada a las rapsodas, a los conjuros, al ritual y a la mujer. La oferta de Irreconciliables se completa con dos talleres a cargo de Ana Belén Ramos y Carmen G. de la Cueva, para los que es necesario inscribirse previamente, y un Gran Hermano poético con Cristian Alcaraz, que aparecerá en cualquier momento del festival para dezir y hazer lo que le venga en gana. Sí, con z.

Artículos similares

Deja un comentario