Las pequeñas virtudes

'Los exiliados románticos' (Jonás Trueba, 2015)

Parece inevitable no entusiasmarse leyendo La aventura de ser maestro, de José Manuel Esteve, Catedrático de Teoría e Historia de la Educación en la Universidad de Málaga fallecido en 2010. Tras veinticinco años de recorrido, Esteve afirma en el texto que nadie nos enseña a ser profesores, más bien aprendemos gracias al ensayo y su consecuente error. Llegó a la conclusión de que el objetivo final en la docencia es ser maestro de humanidad, es decir, ayudar a los alumnos a comprenderse a ellos mismos y a entender también el mundo en el que viven. Para ello el camino más conveniente será el de rescatar, en cada una de las lecciones, el valor humano del conocimiento; la tarea del docente es recuperar las preguntas, las inquietudes y el proceso de búsqueda de los hombres y mujeres que elaboraron los conocimientos que ahora figuran en los libros: hay que recrear el estado de curiosidad en el que se obtuvieron las respuestas.

Las palabras de Esteve nos trasladan a algunas páginas de Las pequeñas virtudes, de Natalia Ginzburg. Uno de los ensayos que componen el libro comienza así: «Por lo que respecta a la educación de los hijos, creo que no hay que enseñarles las pequeñas virtudes, sino las grandes. No el ahorro, sino la generosidad y la indiferencia hacia el dinero; no la prudencia, sino el coraje y el desprecio por el peligro; no la astucia, sino la franqueza y el amor por la verdad; no la diplomacia, sino el amor al prójimo y la abnegación; no el deseo del éxito, sino el deseo de ser y de saber». Ginzburg también escribe que cuando somos felices nuestra fantasía tiene más fuerza. Sin embargo, la infelicidad hace que sea nuestra memoria la que actúe con más brío.

Artículos similares

Deja un comentario

Arriba
error: