Comenzaron Neuman con un Deleted files que, si en su versión de estudio alcanza los doce minutos, ayer se estiró hasta el cuarto de hora. Parte del público de la primera fila del Auditorio José Martín Recuerda retrocedió hacia posiciones más prudentes tras finalizar la tormenta de decibelios que se había desatado y que prometía retornar en breve. Así fue. Ocurrió, con algo menos de violencia sonora, en la interpretación de All that matters o Boystar, ambas de su último álbum, Crashpad (2017). Volvieron a subir los decibelios con Hell y Bye fear / hi love —imbatible canción del verano— hasta alcanzar una nueva cota, tal vez la más alta del concierto, con el rescate de Too pretty, uno de los momentos más inspirados de aquel If (2014) producido por Paco Loco. Cerraron con Sil fono; sería la tercera muestra de heroicidad de una banda, convertida ahora en cuarteto sobre el escenario, que busca la emoción desde la electricidad a través de un discurso musical que juguetea con lo épico sin precipitarse al vacío.

El directo de Neuman se enmarcaba dentro del Festival Tendencias, que celebra esta semana su vigésimo séptima edición en Salobreña, Granada. El dúo Brigada Bravo&Díaz y el portugués Rodrigo Leão, que comparecerá hoy en la explanada del Pabellón de Deportes, completan el programa de actuaciones. La exposición del artista madrileño Alberto Gayo, basada en el shabby chic —estilo de decoración que mezcla elementos antiguos o que pueden parecer desfasados con otros modernos—, ocupa el espacio que el evento reserva cada año a las artes plásticas. La obra de Gayo podrá visitarse hasta el 14 de agosto, exceptuando los domingos, en la Biblioteca Municipal. La oferta del festival también incluía una sustanciosa charla entre el periodista Carlos Pérez de Ziriza (El País, Mondo Sonoro, Efe Eme) y Eric Jiménez, baterista de formaciones como Los Planetas o Lagartija Nick, y la proyección de One more time with feeling, documental dirigido en 2016 por Andrew Dominik que narra la gestación del disco Skeleton tree de Nick Cave y sus Bad Seeds.

Foto: Málaga de Cultura

Artículos similares

Deja un comentario