Una imagen del 'Don Quijote' del Ballet Nacional Ruso. Teatro Cervantes

El ciclo Danza Málaga 2021 (DZM) alcanza su recta final con lo mejor de la escuela clásica rusa, representada en el Teatro Cervantes con dos espectáculos del Ballet Nacional Ruso de Sergei Radchenzo, y con la riqueza de las nuevas coreografías cubanas, en una amplia y selecta muestra que nos traerá la compañía Acosta Danza.

El próximo martes 30 saldrán al tapiz del templo de la calle Ramos Marín los bailarines de la compañía rusa para representar Don Quijote, coreografía de Alexander Gorsky que reformuló con gran éxito la que había facturado unos años atrás Marius Petipa sobre la obra cumbre de Miguel de Cervantes. En su segunda visita, ya en diciembre, el Ballet Nacional Ruso pondrá en escena una obra intemporal, el mágico El cascanueces de Tchaikovsky coreografiado por Marius Petipa. Las entradas para la función que había sido programada llevan días agotadas, por lo que la compañía y el coliseo han acordado añadir un nuevo pase que sale a la venta hoy en todos los canales del Teatro Cervantes.

Acosta Danza, compañía fundada por una primera figura en algunas de las más prestigiosas compañías del mundo, el bailarín y coreógrafo cubano Carlos Acosta, desembarca en Málaga el martes 7 de diciembre con Evolution, espectáculo integrado por las piezas Satori, de Raúl Reinoso; Paysage, soudain, la nuit, de Pontus Lidberg; Impronta, de María Rovira; y Twelve, de Jorge Crecis. Cuatro coreografías de distintos creadores con las que la agrupación antillana transita entre la danza moderna y la contemporánea, un viaje en el que la rumba y los bailes folclóricos de herencia africana se cruzan con la danza-deporte de inspiración matemática y la abstracción hecha movimiento.